“¿Cómo es posible??! La historia de Elvis”, Peter Schössow.

Un libro bellísimo para hablar con los niños sobre la muerte y el duelo. Un día cualquiera en un parque, una niña malhumorada pasa cerca de un grupo de personajes de lo más variopinto: un duendecillo, una mujer muy alta, un oso de peluche, un perro, un explorador y un enanito con una maleta. La niña vaga por el parque y de vez en cuando grita: “¿Cómo es posible??!” Nuestros personajes deciden seguirla y finalmente hablar con ella para intentar ayudarla, y así descubren que la niña acaba de perder a su queridísima mascota. Con mucho tacto, cariño y algo de humor, la peculiar pandilla le ayudará a afrontar su pérdida y a sobrellevar el duelo.

Una historia preciosa con toques de humor, mucho amor y sensibilidad. Una lectura indispensable.

Anuncios

“Hilo sin fin”, Mac Barnett y Jon Klassen.

¡Qué álbum tan maravilloso y tan bien ilustrado! Nos sumergimos en un pequeño pueblo cubierto por la nieve y el frío. La niña Anabel encuentra una caja llena de lanas de colores, y decide tejerse un jersey. Como le sobraba hilo tejió otro para su perro, luego para su amigo, su profesor, sus compañeros de clase… El hilo no se acaba y Anabel va llenando su pueblo de color y calidez, y las ilustraciones van pasando de los fríos tonos grises a otros más cálidos y abrigosos.  Pero la noticia del hilo sin fin de Anabel se corre como la pólvora y un archiduque muy codicioso le ofrece una fortuna a cambio de su caja. Anabel se niega y nos demuestra que las cosas más importantes no se pagan con dinero; pero el insaciable aristócrata no se detendrá antes su negativa…

El libro nos gustó por los buenos sentimientos que inspira, por el bellísimo escenario donde transcurre (gracias a las hermosas ilustraciones de Jon Klassen), y también por las pinceladas de humor absurdo cuando nos cuenta de lo que es capaz de hacer Anabel con sus agujas. Muy recomendable.

“El viaje del Titanic contado por un niño”, Duncan Crosbie.

El viaje del TitanicEste libro es de los apropiados para hacer un bonito regalo a cualquiera a quien le apasionen los barcos en general y el Titánic en particular. Nosotras tuvimos la suerte de visitar una exposición sobre este mítico trasatlántico cuando recaló en Coruña, y nos quedamos prendadas de sus historias y detalles, realmente muy curiosos. Después de la exposición nos animamos a ver juntas una de las películas y a continuación llegó a casa el libro de Duncan Crosbie. La historia la cuenta en primera persona Jack, un niño de 10 años que emprende con mucha ilusión un viaje con su familia hacia América, donde les espera una nueva vida. Por medio de unos cuidados y bonitos desplegables, nos habla de la construcción del barco y de la época en que vivían; vemos el billete del viaje, el mapa del recorrido previsto, antiguas fotos, cómo era el barco por dentro, cómo se usaba el código morse, cómo eran los lujosos interiores y  también los más modestos y, finalmente, el fatídico desenlace.

El libro nos ha gustado mucho porque ya teníamos curiosidad por la historia del Titánic. Quizás en otro momento no nos hubiera llamado tanto la atención, por eso lo recomiendo a lectores interesados en el tema. Pero nos pareció muy bonito, con un texto ameno y unos desplegables atractivos.

“Sam y Leo cavan un hoyo”, Mac Barnett y Jon Klassen.


Una mañana, Sam y Leo empezaron a cavar un hoyo. Pero no un hoyo cualquiera, si no el hoyo más grande que se haya visto jamás. Su objetivo: encontrar algo espectacular. Mientras nosotros, los lectores-observadores, vemos desde fuera lo que podría ocurrir y deseamos gritarles instrucciones, ellos siguen su instinto acompañados fielmente por su perro. Finalmente, conseguirán algo realmente espectacular, aunque quizá no aquello que ni nosotros ni ellos imaginamos.

Nos ha gustado mucho este álbum porque nos implicamos con los personajes e intentamos ayudarles en su aventura. Las ilustraciones están muy bien hechas y llenas de detalles curiosos que no hay que perderse, por ello recomiendo releer el cuento y fijarse bien en todo, porque el final de la historia en realidad queda abierto.

“Mis vecinos los piratas”, Jonny Duddle.

¡Vaya cuento divertido, pardiez! Bien escrito, con una historia trepidante y unas ilustraciones formidables y llenas de detalles humorísticos. ¡Y encima rima! Matilda vive en un pequeño pueblo pesquero que en verano se llena de turistas. No hay muchos niños para hacer amigos, pero un maravilloso día la casa de al lado se vende ¡a una familia pirata! que atraca su barco en el jardín. Tienen que hacer unas reparaciones para poder volver al mar, y mientras tanto los niños irán al colegio y la familia intentará hacer vida normal. Pero los vecinos los miran con sospecha porque son diferentes, pero todo esto cambiará cuando…

Lectura súper recomendable que hará reflexionar a todos sobre los prejuicios que nos provocan siempre las diferencias.